Inciar sesión
Usuario:
Contraseña:
¿Todavía no tienes usuario? Regístrate
Cancelar
Acceder
Portal noticias
Según el DAESH es el último puente que quedaba para cruzar el Tigris en Mosul AMAQ
Destruído el último puente de los cinco que cruzan el Tigris sobre Mosul
  • El DAESH anunció este martes que el último puente que quedaba operativo para cruzar el río Tigris en Mosul ha sido destruido en un bombardeo de la coalición internacional
  • Cuatro de los cinco puentes que comunican Mosul ya fueron bombardeados en un intento de la coalición de limitar la capacidad de los yihadistas para trasladarse y recibir refuerzos
  • El primer ministro de Iraq, Haider al Abadi, estima que faltan tres meses para "eliminar" la presencia del grupo en el país
informacionsensible.com
28 de Diciembre del 2016 a las 13:04
Puntúa esta noticia:  
El DAESH anunció este martes que el último puente que quedaba operativo para cruzar el río Tigris en Mosul ha sido destruido en un bombardeo de la coalición internacional que encabeza Estados Unidos. La agencia de noticias yihadista Amaq ha publicado un vídeo en el que muestra una parte del Puente Viejo derrumbada.

Por su parte, la coalición internacional afirma en un comunicado que el lunes quedó "inutilizado un puente" en Mosul, sin dar más detalles.

La ciudad donde se libra la gran batalla contra el DAESH en Iraq estaba comunicada por cinco puentes antes del inicio de la ofensiva. Dos de ellos resultaron dañados en octubre y otros dos en noviembre.

Los puentes fueron bombardeados en un intento de la coalición internacional de limitar la capacidad de los yihadistas para trasladarse y recibir refuerzos.

A principios de diciembre, la coalición bombardeó los alrededores del Puente Viejo, días después de que el mismo apareciera en un vídeo de propaganda en el que figuraba el periodista británico John Cantlie, secuestrado en Siria en 2012.

En el mismo, Cantlie dijo que los daños a los puentes y otras infraestructuras de la ciudad estaban teniendo un impacto negativo en la vida de los civiles. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha alertado de que la destrucción de los puentes podría afectar a los esfuerzos de evacuación.

La ofensiva para recapturar la ciudad de Mosul, el principal bastión de los yihadistas en Iraq, comenzó el pasado 17 de octubre. Su caída supondría una derrota estratégica y simbólica para los terroristas del autodenominado Estado Islámico.

Mosul está en manos del DAESH desde junio del 2014, y es para el grupo terrorista una de sus victorias estratégicas más importantes. Cuando los yihadistas llegaron allí, en un primer momento los ciudadanos de Mosul, principalmente suníes en un país de mayoría chií, los acogieron por considerarlos una fuerza que los apoyaría en su lucha religiosa. El líder yihadista Abu Bakr al Bagdadi proclamó allí el califato, pero desde que el terrorismo islamista se apoderó de Mosul, se ha generado una enorme crisis de refugiados porque el DAESH ha atacado a todos los pueblos que convivían allí: armenios, asirios, kurdos, shabakis o cristianos, torturando, asesinando y abusando de sus gentes.

La ubicación de Mosul es fundamental, cerca de las fronteras de Siria y Turquía. Además, para el
 Gobierno iraquí es importante recuperar Mosul al estar ubicada cerca de uno de los campos de petróleo más importantes de Iraq y cerca de un oleoducto que presta servicio a Turquía. Asegurar esos campos ayudaría a reforzar la economía del país. Además de las grandes refinerías de petróleo, de Mosul es importante su industria textil. La ciudad fue en el pasado el principal paso en la ruta comercial entre la India, Persia y el Mediterráneo.

En las operaciones para expulsar a los yihadistas participan más de 100.000 efectivos del Ejército iraquí, milicias chiíes y peshmerga kurdos. Las fuerzas iraquíes también cuentan con el apoyo aéreo de EE.UU.

A pesar de que se estima que no hay más de 5.000 milicianos en el interior de la ciudad, el avance de las tropas iraquíes está siendo lento y difícil, ya que los yihadistas han colocado una gran cantidad de minas antipersona y artefactos explosivos caseros en su retirada de las zonas liberadas, causando la muerte de cientos de civiles y retrasando la ofensiva iraquí.

El primer ministro de Iraq, Haider al Abadi, ha estimado este mismo martes que faltan tres meses para "eliminar" la presencia del grupo en el país.
Valoración de la noticia:  
(0 votos)
Tu opinión también cuenta...
@Infosensible timeline