Inciar sesión
Usuario:
Contraseña:
¿Todavía no tienes usuario? Regístrate
Cancelar
Acceder
Portal noticias
Descubren armas químicas del Daesh en Siria e Irak.
La "nueva generación" de yihadistas estudia un moderno equipamiento tecnológico para atentar en Europa
Redacción I.S.
30 de Octubre del 2017 a las 12:07
Puntúa esta noticia:  

Los servicios secretos alemanes advierten de que los islamistas radicales, en retirada en Irak y Siria, están valorando nuevas formas de atentar en el continente, recurriendo a drones con explosivos, menores de edad suicidas y armas biológicas.

Las formas de actuar por parte de los terroristas hasta el momento han sido los atropellos múltiples con vehículos, bombas o agresiones con arma blanca en toda Europa.

A finales de julio, dos personas fueron arrestadas en Australia acusadas de intentar introducir un artefacto explosivo improvisado (IED) en una aeronave en el aeropuerto de Sídney. El montaje del IED, camuflado a modo de picadora de carne, se hizo desde Siria siguiendo instrucciones directas del Daesh.

El artefacto explosivo no llegó ni siquiera a pasar los controles de seguridad, aparentemente por el elevado peso de la maleta, que hizo que uno de los detenidos la retirase del aeropuerto sin hacerlo detonar.

Por este motivo, las fuerzas de seguridad alemanas quieren dar un paso más y anteponerse a nuevos ataques realizando simulacros de atentados. El tercero que llevaron a cabo consistía en medir la capacidad de respuesta de los asistentes en un acto deportivo.

El simulacro se realizó con un ataque biológico: una mezcla de bacterias y la sustancia tóxica ricina. Los equipos de emergencias establecieron en el lugar un barracón de descontaminación y los agentes antiterroristas patrullaron con máscaras de gas.

Intentos de ataques con armas químicas

No es la primera vez que el Daesh utiliza armas químicas para atacar. Según Estados Unidos (EEUU), ya se ha usado iperita, más conocido como “gas mostaza” de fabricación propia en Siria e Irak contra militares y civiles. La disponibilidad de los reactivos para la producción de iperita provendría de las instalaciones químicas incautadas en los territorios ocupados, sobre todo en las plantas petroquímicas.

Estos ataques combinados han ido disminuyendo a la vez que el Daesh ha ido perdiendo las instalaciones químicas y los talleres de producción y carga de municiones en Mosul y Raqqa.

La experiencia adquirida por el grupo terrorista en el empleo de sustancias químicas tóxicas en estos países podría ser transferida a Occidente no sólo a través de redes sociales o medios de comunicación electrónicos sino a través de combatientes retornados que hayan participado en operaciones con armas químicas.

Ante el ataque frustrado en Australia, la célula terrorista puso en marcha otra operación para fabricar un artefacto químico improvisado que permitiría la combinación de dos precursores para la producción y dispersión de sulfuro de hidrógeno. Esta sustancia tóxica en estado gaseoso y a temperatura ambiente, actúa sobre el organismo mediante un mecanismo de acción toxicológico similar al de los cianuros, provocando una asfixia celular.

El Daesh está dando un nuevo paso en la evolución de la amenaza química del terrorismo yihadista, en el que se intentan exportar las tácticas, técnicas y procedimientos (TTP) desarrollados en Siria e Irak. En la fabricación de estos artefactos se busca su adaptación a los medios disponibles en la Unión Europea (UE), sustituyendo explosivos militares por explosivos de fabricación casera.

La inteligencia alemana teme además que en un futuro se ataque con un dron o vehículo autónomo, según aparece en el informe de la Academia Federal de Política de Seguridad (BKAS).

El informe, firmado por el vicepresidente de la BKAS, Wolfgang Rudischhauser, destaca la facilidad que tienen los yihadistas de conseguir este equipamiento tecnológico. Asimismo, el texto informa de la dificultad que existe para frustrar este tipo de atentados.

Nueva hornada” de potenciales terroristas

Los servicios secretos alemanes no solo tienen que tener en cuenta las nuevas armas con las que cuentan los terroristas, sino también la nueva ola de potenciales yihadistas que se está formando.

La pérdida de los territorios está provocando una huida de los militantes extranjeros y sus familiares. Estos “retornados” son muy peligrosos por su radicalismo y experiencia en el combate. No se debe descartar que dentro de este grupo haya personal con el “know-how” adquirido a través de la experiencia en operaciones con sustancias químicas tóxicas en Irak o Siria. Además, el número de menores que se adhiere a las filas es cada vez mayor, destacando que viven en un entorno de violencia y adoctrinamiento.

Según los servicios secretos, más de 950 personas que residen en Alemania han viajado a Irak y Siria para unirse al Daesh y menos de un 5% eran menores de edad. De los siete atentados que se han producido en Alemania, tres fueron realizados por menores.

 

Valoración de la noticia:  
(0 votos)
Tu opinión también cuenta...
@Infosensible timeline