Inciar sesión
Usuario:
Contraseña:
¿Todavía no tienes usuario? Regístrate
Cancelar
Acceder
Portal noticias
IS
Iberdrola ganó 13.911 millones de euros durante la crisis
  • En 2011, Iberdrola compró la distribuidora Elektro en Brasil, lo que convirtió a la eléctrica en uno de los principales operadores del país, obteniendo allí el 7% de su facturación global
  • El salario del presidente de la compañía, José Ignacio Sánchez Galán, pasó de los 5,1 millones de euros a los 6,2, aumentando un 119% en los años más duros de la crisis, de 2009 a 2012
  • Iberdrola pagó un 18% del Impuestos de Sociedades durante el año 2011 y se redujo hasta un 7% en el 2012
Redacción I.S.
20 de Enero del 2014 a las 00:00
Puntúa esta noticia:  
Iberdrola también obtuvo beneficios durante los años más duros de la crisis. Al igual que las empresas del Ibex 35 que ya hemos analizado- Telefónica, Repsol y Sacyr- la eléctrica "ganó en tiempos revueltos". Al comienzo de la recesión, la eléctrica llegó a alcanzar una cifra de negocio de 10.000 millones de euros en España y de casi 40.000 millones de euros en el resto del mundo. Y aunque el salario de los españoles se redujo durante los últimos cinco años, su presidente, José Ignacio Sánchez Galán, llegó a cobrar un 119% más hasta alcanzar los 6,2 millones de euros. Además, en el último año, Iberdrola ha pagado solo un 7% del Impuesto de Sociedades. Estos datos demuestran que Iberdrola ha sabido sortear la crisis.

La seguridad de los negocios regulados

Las ganancias del gigante de la producción, distribución y comercialización energética son llamativas por su estabilidad. Durante los años de la crisis económica Iberdrola obtuvo unos beneficios netos de cerca de 3.000 millones de euros al año. Sin altibajos, la empresa ha ganado 13.961 millones de euros desde el comienzo de la crisis hasta septiembre de 2013.

En 2008, mientras España registraba una caída del 3,6% del Producto Interior Bruto (PIB) y la economía mundial se desplomaba, Iberdrola alcanzó una cifra de negocio de unos 10.000 millones de euros en España y casi 40.000 millones de euros en el resto del mundo. Además, gestionó la compra del 100% de la estadounidense Energy East, valorada en 3.400 millones de euros y con una deuda de otros 3.000 millones, desembolsando un total de 6.400 millones de euros.

La eléctrica pasó por las calamidades económicas de la crisis sin despeinarse: mientras las ganancias netas de las empresas no financieras españolas caían más de un 25% según el Banco de España, Iberdrola ganó 2.941 millones de euros en el ejercicio de 2010.

En 2011 Iberdrola miró hacia uno de los países emergentes por excelencia, Brasil, haciéndose con la distribuidora Elektro por 1.780 millones de euros, que fueron pagados en efectivo. Esta operación la convirtió en uno de los principales operadores eléctricos de Brasil, obteniendo en el país un 7% de su facturación global. Este movimiento confirmaba la estrategia de la empresa de centrarse en áreas de negocio regulado, con mayor estabilidad en los ingresos y bajo riesgo.

Ya en 2012, el Banco de España calculaba que el beneficio neto de las empresas españolas caía un 62,3%. Sin embargo, Iberdrola se situó, junto con Endesa, entre las tres eléctricas europeas con más beneficios en 2013, a pesar de haber caído, hasta septiembre, un 3% interanual. Los balances de la empresa en este año sostienen que “los resultados de Iberdrola en el periodo han de enmarcarse en un entorno operativo complejo caracterizado por la difícil situación macroeconómica a nivel internacional”.

Sueldos congelados

Los informes sobre la política de retribuciones de Iberdrola no exponen de una manera clara lo que cobra cada miembro del Consejo. Sólo el del 2012, el último publicado, desglosa las partidas. Y eso que el Código Unificado del Buen Gobierno de las Sociedades Cotizadas y publicado por la CNMV en 2006, recomienda que en los Informes Anuales se detalle cada retribución que reciben.

Iberdrola, en su último informe sobre el salario de los Consejeros, afirma que la Comisión de Nombramientos y Retribuciones acordó por unanimidad, “mantener las retribuciones fijas y las cantidades en concepto de prima de asistencia”, congeladas desde el año 2008. Por lo que las cantidades varían según la asistencia de los distintos vocales a las comisiones.

Aun así, haciendo cuentas, se puede llegar a calcular el salario y cómo ha aumentado en época de crisis. En el caso del presidente durante los últimos seis años, José Ignacio Sánchez Galán, el Consejo de Administración decidió que su sueldo aumentara de 5,1 millones de euros a 6,2, un 119% de 2009 a 2012, ya que el Informe no recoge cuánto cobró el presidente durante el 2008, aunque apunta a que “no debe representar […] un porcentaje superior al 50% del conjunto de la retribución total máxima teórica a percibir”.

En el caso de los vocales, la retribución varía según el año. La mayoría de los consejeros como Inés Macho o Braulio Medel, aumentaron su sueldo entre un 510 y 292%. Mientras que el sueldo de otro vocal, Sebastián Battener, disminuyó de 520.466 en el año 2008 a 311.000 durante 2012.



Estos datos contrastan con los que publicaba el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre la estructura salarial del 2011 en los que concluía que el sueldo bruto anual más frecuente en España era de 15.500 euros. En ese mismo informe, el INE destacaba que los directores y gerentes de las empresas habían ganado un 137,5% más que sus empleados, alcanzando los 54.396 euros en esos años.

Otro estudio, realizado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), concluye que desde 2010 hasta finales de 2012, los salarios de los españoles han experimentado una caída nominal del 4%. Si tenemos en cuenta que el IPC en el periodo aumentó un 7,8%, esto supone una bajada de salarios reales cercana al 12% en los últimos dos años.

Quejas con exención total

“Gastamos en impuestos más que en personal”. Así se expresaba en abril de 2013 el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, en lo que muchos consideraron un toque de atención al gobierno. Según Galán, Iberdrola sufrió a principios del año pasado un recorte del 20% en su retribución de redes y afrontó un gasto de 122 millones en el primer trimestre relacionado con los nuevos impuestos del 7% a la producción eléctrica y a la actividad nuclear e hidráulica. Según sus cálculos, incluido su negocio internacional, la eléctrica paga 464 millones de euros en tributos, sin incluir el impuesto de sociedades, frente a los 434 millones en concepto de personal.

Sin embargo, y a pesar de que en los balances de cuentas consolidadas que ofrece la eléctrica el gasto devengado del impuesto de sociedades estuvo entre el 24% y el 30% en los ejercicios de 2008, 2009 y 2010, este tributo sobre el total del grupo empresarial cae al 18% en 2011 y finalmente a poco más del 7% en 2012. Muy lejos del 30% de tipo impositivo nominal. Además, aún a pesar de las quejas de Sánchez Galán, según cálculos de Europa Press, Iberdrola está entre las cuatro empresas del Ibex-35 que anotaron en las cuentas de los nueve primeros meses de 2013 importes positivos en el capítulo de impuestos, ya sea por bonificaciones, créditos fiscales u otras causas.

Ahondando más en el capítulo de exenciones fiscales, la empresa eléctrica, con sede social en Bilbao y que en total aporta de media un 2% al Producto Interior Bruto, tributó al 0% del Impuesto de Sociedades en Bizkaia durante los años 2009 y 2010, según datos oficiales de la Diputación foral.

Esta reducción total del tipo efectivo medio del Impuesto de Sociedades en Bizkaia —cuando en 2006 pagó el 27,13% de los beneficios y el 16,97% en 2007—, se debió, sobre todo, a los incentivos fiscales aplicados por la institución foral a Iberdrola por la compra de empresas en el extranjero. Y es que la eléctrica se encontraba en plena expansión en esos años con las importantes compras de sociedades que hizo en Reino Unido y en Estados Unidos, más en concreto, Scottish Power y Energy East.

A pesar de que nuestro país tiene los tipos impositivos más altos, seguimos a la cola de la Unión Europea. Concretamente el en puesto 23 de 27 de los países que menos recauda del impuesto de sociedades en relación con su PIB.

Es más. Durante los cinco años más intensos de la crisis, las empresas pagaron menos por el impuesto de sociedades. Así se recoge en el Informe Anual de Recaudación de la Agencia Tributaria. Del año 2008 al 2012, Hacienda recaudó 101.733 millones de euros por el impuesto de sociedades gracias a las reducciones fiscales, un 37,6% menos que en los cinco años anteriores.

Valoración de la noticia:  
(9 votos)
Tu opinión también cuenta...
@Infosensible timeline